Skip to main content

Cáncer


Tratamientos, terapias y recuperación

¿Cuáles son las opciones de tratamiento y terapias disponibles para tratar el cáncer?

No existe un solo tratamiento para el cáncer que funcione para todos los tipos de cáncer, pero sí existe una amplia variedad de tratamientos de cáncer que pueden ser efectivos. 

Las principales formas de tratar el cáncer son cirugía, quimioterapia y radiación.  Generalmente, estas opciones de tratamiento se combinan para combatir el cáncer rápidamente.  Se sugiere la opción de tratamiento adecuada según el tipo de cáncer que presente, la ubicación del cáncer y la etapa de la enfermedad. 

Algunos tratamientos para el cáncer están diseñados para mantenerlo en remisión el mayor tiempo posible.  Algunos tratamientos pueden interrumpir la propagación del cáncer. Otros tratamientos no tratan directamente el cáncer, pero pueden ayudarlo a sentirse mejor.

Cirugía

La cirugía para el tratamiento del cáncer se lleva a cabo para eliminar tumores malignos (tumores llenos de células cancerosas) del cuerpo.  Este tratamiento se utiliza comúnmente antes de que el cáncer se haya propagado de una parte del cuerpo a otras.  En caso de que el cáncer se haya propagado, la cirugía que se realiza es más compleja y se vuelve más complicado garantizar la eliminación completa de todo el cáncer.

La cirugía es un tratamiento típico que se realiza en los casos de cáncer de piel, cáncer de pulmón, cáncer de mama y cáncer de colon.

A veces, resulta imposible extirpar completamente un tumor canceroso debido a que en el proceso de eliminación se pueden dañar otras partes importantes del cuerpo.  En estos casos, los médicos tratarán de extirpar la mayor cantidad posible del tumor e intentarán eliminar el resto con otros tratamientos.

Del mismo modo que sucede con las biopsias, cuando se somete a una cirugía para tratar el cáncer, se utiliza anestesia local o general para ayudar a reducir el dolor provocado por la cirugía.

Quimioterapia

Si se somete a un tratamiento con quimioterapia, comúnmente conocido como “quimio”, se le administrarán medicamentos especiales que combaten el cáncer, con el fin de disminuir el cáncer o eliminarlo, o para ayudar a aliviar los síntomas del cáncer.

Los medicamentos que se utilizan en la quimioterapia pueden ser administrados en forma de píldoras, vacunas o por vía intravenosa, lo que significa que se aplican directamente en los vasos sanguíneos a través de un tubo denominado catéter.

Debido a que los medicamentos de la quimioterapia son muy potentes, es posible que usted experimente algunos efectos secundarios fuertes.  Entre ellos se incluyen cansancio, pérdida del cabello, náuseas y sistema inmunitario debilitado, lo que lo vuelve más propenso a enfermarse.

Radiación

En el caso del tratamiento con radiación, se utilizan altas dosis de radiación para destruir el cáncer.  La radiación es un tipo de energía altamente concentrada. De hecho, es tan potente que generalmente es muy peligrosa.  Este tratamiento puede ser efectivo cuando se lo utiliza en una situación cuidadosamente controlada para eliminar determinadas células cancerosas, ya que su energía altamente focalizada es buena para destruir células de crecimiento acelerado, como las células cancerosas. 

Generalmente, los tratamientos con radiación duran 15 minutos y se llevan a cabo una o dos veces por día, durante un período que abarca varios días o semanas.11

Existen diferentes maneras de administrar la radiación para destruir las células cancerosas. Estas formas de administración están diseñadas para combatir el cáncer de la manera más efectiva y focalizada posible. Existe la posibilidad de que usted experimente efectos secundarios negativos asociados a la administración de radiación.  Estos efectos secundarios incluyen fatiga, pérdida del cabello y enrojecimiento, sequedad y úlceras en la piel.  Según el lugar en el que se aplique el tratamiento con radiación, es posible que experimente efectos secundarios en otras partes del cuerpo también.  Todos estos efectos secundarios son producidos por la energía altamente focalizada de la radiación.  Si bien esta energía destruye las células cancerosas, también puede dañar células normales.

Tratamiento paliativo

El tratamiento paliativo lo ayuda a lidiar con los síntomas del cáncer, pero no trata la enfermedad.  Este tratamiento se puede llevar a cabo desde el diagnóstico hasta el final de su vida.  El tratamiento paliativo se puede administrar con un tratamiento para el cáncer, pero si el cáncer se ha propagado por el cuerpo o no se ha podido eliminar mediante ningún tratamiento, el tratamiento paliativo se convertirá en el centro de la atención brindada.

El objetivo del tratamiento paliativo es mejorar la calidad de vida y hacerlo sentir mejor.   Los especialistas se centrarán en el control del dolor y la atención de la salud mental.  Los especialistas en tratamientos paliativos pueden ayudarlo a que se sienta mejor, especialmente si padece cáncer en etapa avanzada.  Estos especialistas pueden ayudarlo a permanecer en su hogar, pasar más tiempo con sus seres queridos, recibir atención psicológica y espiritual, y recibir los medicamentos para el dolor adecuados para usted.

¿Qué debo hacer después de haber recibido un tratamiento para el cáncer?


La mayoría de los tratamientos para el cáncer pueden ser física y mentalmente agotadores, y pueden provocar varios efectos secundarios. Después de recibir el tratamiento, deberá descansar y recuperarse.

Según el tipo de cáncer para el que haya sido tratado, es probable que deba realizarse pruebas de detección de cáncer periódicamente para garantizar que el cáncer no haya regresado.